La partición de herencia

Cuando una persona fallece, debe partirse la herencia para poder ser repartida entre los herederos. Si el testador ha dejado testamento, y en este, ha repartido dicha herencia, a priori no genera ningún problema, a no ser que los herederos vean perjudicada su legítima, por no haber hecho el testador una partición justa que corresponda a la cuota legitima. En ese caso, los herederos perjudicados podrán impugnar judicialmente si no se está conforme, por entender que no es justa.

¿Qué pasa si el fallecido no hizo testamento?

Si por otro lado, el fallecido no ha hecho testamento, sus herederos mayores de edad podrán libremente repartirse los benes. No estando estos de acuerdo, podrán acudir al Juez, en donde se designara a un contador-partidor para que realice la división de la herencia.

¿Qué pasa con las deudas del difunto?

Si la herencia tiene deudas, los acreedores pueden paralizar y oponerse a la partición, hasta que se les pague, o se les garantice el pago de sus créditos.

Garantizado el pago, dichos acreedores podrán exigir a los herederos el pago de las deudas, sólo hasta el importe de los bienes recibidos de la herencia (si se aceptó la herencia a beneficio de inventario) y hasta el total de la deuda, sino se aceptó la herencia a beneficio de inventario.

Si quieres que un abogado estudie tu caso y te recomiende los pasos a seguir por favor contáctanos.

Quieres que te ayudemos a encontrar el modelo que buscas?

Consulte aquí otros documentos disponibles

¿Cómo podemos ayudarle? ¡No dude en contactarnos!

Contáctenos