La prohibición de la usura

Sin duda, pocas cosas se han hecho más comunes con la crisis que la Usura, y es que, es un término que por desgracia se ha hecho bastante popular.

Hoy en día, la usura está ligada al interés excesivo derivado de un contrato de préstamo, es decir, las persona o entidades de crédito que cobrar intereses desproporcionados o muy altos son denominados usureros. Hay que recordar, que el término usurero fue introducido en nuestro ordenamiento en 1908, concretamente en la Ley de Represión de la Usura, y que gracias al paso del tiempo y a la jurisprudencia, se ha podido determinar que es usura y que no lo es.

Artículo 1:

Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Habiendo leído la definición prevista en la ley, la dificultad reside en determinar, en que momento puede considerarse un interés notablemente superior al normal, o en qué tipo de interés puede declararse desproporcionado, y es que, la jurisprudencia ha tenido que determinar a partir de donde puede un tipo de interés considerarse usurero, ya que como hemos podido leer, al final la usura no es un concepto económico ni legal preciso

Debemos hacer una mención concreta,  a que debe considerarse como intereses excesivos, y es que, sin entrar en detalles, la jurisprudencia ha terminado determinando que la ley no hace referencia a lo que es el precio normal del dinero entendido a los tipos fijados por el banco central europeo, sino al precio normal al que se está teniendo acceso al dinero, dicho de otro modo, al precio normal al que se está pagando el dinero en las condiciones que eran normales en el momento de firmarse el préstamos. Por otro lado, en referencia a los intereses moratorios, es importante destacar, que la jurisprudencia no los entiende como unos intereses normales al uso, sino que en sí, forman parte de una penalización que pretenden tener un carácter disuasorio para el prestatario, quien ha de cumplir con su obligación de pagar a quien le ha prestado el dinero, quien por otro lado, puede verse muy afectado por el impago de lo acordado, es por ello que en este aspecto, poder declarar usureros unos intereses moratorios se hace realmente difícil. 

Otra cuestión será la protección que se brinda al consumidor, entendiendo como éste la parte más débil de la relación y que siendo así, a partir de las leyes de protección al consumidor, puedan declararse abusivos los intereses moratorios. 

Si estás interesado en suscribir un contrato de préstamo haz clic en el siguiente enlace Contrato de Préstamo. Si quieres que un abogado estudie tu caso y te recomiende los pasos a seguir por favor contáctanos.

 

Quieres que te ayudemos a encontrar el modelo que buscas?

Consulte aquí otros documentos disponibles

¿Cómo podemos ayudarle? ¡No dude en contactarnos!

Contáctenos