¿Qué tipos de garantía existen?

Las garantías están pensadas para los acreedores y prestamistas, y como su nombre indica, garantizan el cobro del préstamo por parte del deudor.

Existen multitud de garantías, pero aquí haremos mención a las más importantes y las más utilizadas.

Garantías Reales: Esta garantía recae siempre sobre un inmueble, es decir, lo que garantiza el pago de la deuda por parte del deudor, es que si este incumple, un inmueble de su propiedad (o de un tercero que avala su deuda) pasará a ser embargado. En muchas ocasiones, el valor del inmueble es menor al del préstamo, por lo que después del embargo, puede todavía quedar una deuda pendiente.

Las hipotecas son un claro ejemplo de garantía real, es decir, al solicitar el préstamo al banco, garantizamos la devolución del préstamo con el inmueble que se está adquiriendo, pasando a manos del acreedor (banco) si se deja de pagar la deuda.

Garantías Personales: Es la forma de garantizar una deuda a partir de nuestra solvencia personal, de nuestro historial de crédito y de los avales que presentemos.

Suelen ser las garantías típicas en los créditos personales o al consumo, y a diferencia de las Garantías Reales, si el deudor no cumple, garantiza el pago con todo su patrimonio y el de los avalistas.

Garantía Pignorada: Esta garantía se presenta como una prenda, es decir, se deposita en una cuenta bancaria un importe que garantice el pago, o se depositan bienes que garanticen el importe del préstamo, como pueden ser joyas. El objetivo principal de esta modalidad es evitar la garantía Real y como en la prenda, durante la vigencia del préstamo, no se podrá disponer de los bienes depositados o del dinero ingresado en cuenta.

Avalista: Este tipo de garantía no hace referencia a ningún bien, ni sumas de cantidades, sino que quien garantiza el pago de la deuda es una persona. El avalista, responde con todo su patrimonio frente a la deuda, y este, estará obligado a pagar siempre y cuando el deudor principal sea incapaz de pagar o sea insolvente. Existen avales con distintas tipologías, dependiendo del compromiso asumido por el avalista y la garantía requerida por el acreedor

 En definitiva, todas estas modalidades están creadas para asegurar el pago de una deuda, y así el acreedor asegurarse el cobro. Es importante siempre saber elegir qué modalidad es las más adecuada, dependiendo del tipo de préstamo y de la situación del acreedor. Todo ello, la posición del acreedor y el deudor y  la garantía que se incorporará a la deuda son las claves para evitar el impago y las sucesivas consecuencias en caso de que éste se presente.

Si estás interesado suscribir un contrato de garantía puedes hacerlo con LegalyDocs. Puedes redactar online un Contrato de Prenda o de Fianza Simple. Si requieres otro tipo de documento, o que un abogado estudie tu caso y te recomiende los pasos a seguir por favor contáctanos.

Quieres que te ayudemos a encontrar el modelo que buscas?

Consulte aquí otros documentos disponibles

¿Cómo podemos ayudarle? ¡No dude en contactarnos!

Contáctenos