¿Qué son las preferentes?

riesgobeneficio

Las participaciones preferentes, conocidas simplemente como preferentes, o también como acciones preferentes, son un producto financiero que lamentablemente, en los últimos años, se han convertido en un problema para mucha gente en España.

Es un producto financiero complejo, donde podemos invertir nuestro dinero, que se encuentra a mitad de camino entre los Depósitos y las Acciones, y tiene un alto riesgo.

Analizándolas estrictamente, no son más que emisiones de deuda, que el cliente compra y en las cuales, posteriormente, la entidad paga una rentabilidad según los resultados. Lo que hacía atractivo este producto era la alta rentabilidad obtenida  en los años anteriores a la crisis.  Entidades como Banesto y Caja Madrid ofrecían una rentabilidad del orden del 7%, lo que lo convertía en un producto altamente atractivo. El problema surgió en la opacidad de las clausulas al firmar los contratos de compraventa de participaciones.  Hay 3 aspectos muy claros que definen la naturaleza de este producto financiero y parece demostrado, que cuando estos productos se comercializaban no se informaba con suficiente claridad a los clientes sobre los riesgos:

1-      El Capital no se garantiza. Es decir, cuando el inversionista pretende recuperar la inversión, ha de ponerla a la venta en un mercado secundario, y está sometido a la fluctuación y cotización de dicho mercado, por lo que puede que deba vender a un menor precio del que pagó. Adicionalmente, en caso de quiebra, el inversionista se encontraría con un derecho que está abajo dentro de la prelación de créditos, dado que todas las obligaciones diferentes a las acciones ordinarias tendrían prioridad antes del pago de este instrumento.

2-    El Fondo de Garantía de Depósitos no garantiza las preferentes, a diferencia de los Depósitos, que son cubiertos   en hasta 100.000€ en caso de quiebra del banco. Por tanto, ante la fallida del banco, se puede perder todo el dinero invertido en la compra de participaciones preferentes.

3-    Muy baja liquidez. Las preferentes son perpetuas, al querer recuperar la inversión dependemos de una compraventa,  que puede demorarse varios meses  lo que puede ser un problema si necesitamos de forma urgente el dinero. El emisor puede amortizarlas después de 5 años con autorización del Banco de España.

4-    Remuneración sujeta a beneficios. La retribución al inversor está sujeta a la obtención de beneficios por parte de la empresa.

5-    No otorga derechos políticos al inversor. El inversionista no tiene los derechos de voto en los órganos sociales como si lo tendría en caso de invertir en acciones ordinarias de la sociedad.

Si estás interesado en redactar una reclamación ante el Banco de España porque te has visto afectado por el desempeño de este tipo de productos entra al siguiente enlace: Reclamación Banco de España, si quieres que un abogado estudie tu caso y te recomiende los pasos a seguir por favor contáctanos.

Quieres que te ayudemos a encontrar el modelo que buscas?

Consulte aquí otros documentos disponibles

¿Cómo podemos ayudarle? ¡No dude en contactarnos!

Contáctenos